Recetas 2018-02-24T12:57:04+00:00

RECETAS

Cualquier plato, entremés, principal o postre, con un toque de buen Aceto Balsámico se vuelve distinguido. El buen aceto balsámico no es solo para ensaladas, se puede utilizar con quesos, carnes, pescados, verduras frescas y cocidas, frutas frescas, frutillas, helados. Con el aceto y la creatividad de la propia fantasía, la cocina, como la cenicienta, se vuelve palaciega. Si se piensa en una comida sencilla, que además sea saludable y refinada, con un buen aceto balsámico en la cocina, el problema está resuelto: Una rodaja de tomate, una rebanada de queso, una hoja de albahaca, aceite de oliva y un toque de balsámico. Un trozo de pescado hervido, frío, con tomates secos hidratados en aceto, con una firma de aceto reducido en el plato y para finalizar frutas frescas cortadas en rodajas, con un toque de reducción de buen aceto. Además de todos los motivos citados para consumirlo, puede ser simplemente degustado al final de la comida, puro en cuchara y nos aportará sus cualidades digestivas.

Beneficios del Aceto Balsámico

El aceto balsámico, también es un aliño de tintes gourmet que además de ser utilizado para condimentar